Envío gratis desde $120.000 COP

Si quieres cuidar su salud debes saber cómo afectan los dulces a los niños

Si quieres cuidar su salud debes saber cómo afectan los dulces a los niños

Si quieres cuidar su salud debes saber cómo afectan los dulces a los niños

Los dulces en exceso afectan la salud de los niños

En tiempos de celebraciones especiales los dulces ganan la preferencia de grandes y chicos. Las golosinas y postres son los protagonistas por excelencia en todas las fiestas, por lo que la industria se asegura de llevar al mercado productos con presentaciones, colores y mezclas irresistibles que en el tiempo causan serios problemas en el organismo. 

Nuestros hijos siguen patrones de casa, así que si tienes como costumbre reservar un espacio en la despensa para tener todo tipo de productos azucarados, no te extrañe que los pequeños los pidan o (lo que es peor) esperen a que te distraigas para comerlos a escondidas. Así que si quieres cuidar su salud debes saber cómo afectan los dulces a los niños. 

 👉 Realiza estar meriendas saludables para niños 👈

Los productos azucarados carecen de valor nutricional   

Todos hemos escuchado que durante el crecimiento los pequeños necesitan consumir alimentos azucarados dado que consumen gran cantidad de energía. Por este motivo, las dietas infantiles se calculan sobre la base de productos con gran aporte calórico. 

Sin embargo, las golosinas y dulces carecen de valor nutricional y contrariamente a ser un complemento para una alimentación balanceada pueden provocar, a la larga, serios trastornos en el metabolismo, sobre todo por causa de un consumo excesivo. 

¿Cómo administrar el consumo de azúcar para evitar la adicción? 

Niño comiendo una paleta de caramelo

En el proceso de socialización de nuestros hijos también se producen cambios de hábitos por influencia de múltiples factores. Administrar la ingesta de azúcar al día debe ser una tarea prioritaria por recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

Las estadísticas de obesidad y enfermedades crónicas incluso en las etapas tempranas del desarrollo, y más aún en la adolescencia, han llevado al organismo a declarar la adicción al azúcar como un trastorno serio. 

La OMS ha establecido como consejo medir la ingesta de azúcar en los niños sobre el cálculo de una dieta basada en 1750 calorías por día. De acuerdo con estos valores, la cantidad máxima recomendada es 37 gramos, cuyo equivalente sería unas 7 cucharaditas (¡Cuidado con los edulcorantes!) 

👉 El azucar puede producir daños en el cerebro 👈

Tips para un mayor control del consumo dulces  

Aunque las ajetreadas rutinas del trabajo y el hogar nos dejan poco tiempo para llevar un buen registro sobre la administración de productos azucarados y alimentos dulces, aquí te ofrecemos estos tips que podrían servirte de guía: 

  • En la alimentación complementaria puedes generar buenos hábitos 
  • Toda la familia debe tener buenos hábitos alimenticios 
  • No uses los dulces como premio o castigo 
  • Lee la tabla nutricional de alimentos 
  • El exceso de dulce trae problemas en la salud 
  • Controla las porciones de los postres  

Veamos cómo podemos ponerlos en práctica para proteger la salud de nuestros hijos. 

En la alimentación complementaria puedes generar buenos hábitos 

La tendencia generalizada al preparar la lonchera de los niños es incluir cereales con gran cantidad de colorantes, galletas y jugos envasados. Nadie niega que es una manera rápida de solucionar la demanda diaria. 

Lo que no se piensa en el momento de salir del paso es que las consecuencias a futuro pueden ser más costosas que el tiempo que dediques a resolver estas rutinas con imaginación y creatividad. 

Si introduces las frutas como elemento central de una buena merienda seguramente verás cómo los pequeños aprenden a disfrutarlas y comerlas con gusto. Pero primero debes comenzar por consumirlas tú y así verás como el resto te sigue  sin mayores conflictos. 

Toda la familia debe tener buenos hábitos alimenticios 

Para cumplir con los mandamientos en la familia debemos ser los primeros en realizar las acciones. Educar con el ejemplo es la mejor manera de exigir a los niños un buen comportamiento. 

En tal sentido, debes evitar la compra de galletas, golosinas y alimentos azucarados, además de refrescos o bebidas carbonatadas como productos indispensables dentro de tu lista de mercado para el hogar. 

Aumenta la cantidad de frutas y verduras y prepara recetas divertidas para que los niños aprendan a comer estos alimentos sin trauma. Cuando el proceso de alimentación es natural, los más pequeños desarrollan el gusto por lo sano y rechazan las tentaciones. 

No uses los dulces como premio o castigo para los niños 

niño comiendo un dulce helado

Cuando los chicos realizan una acción positiva queremos premiarlos con algo que sea de su total agrado, e inmediatamente ofrecemos un helado o un caramelo como recompensay si por el contrario tenemos que aplicar un castigo, amenazamos con quitárselos. 

Esta que puede ser una conducta aprendida en nuestra crianza es un gran error, pues por un lado estamos generando la adicción a un componente químico de gran perjuicio para la salud y por el otro creamos una frustración que podría provocar que más adelante encuentren a los alimentos dulces como el consuelo ante un fracaso. 

Lee la tabla nutricional de alimentos 

 👉 Consejos prácticos para leer una tabla nutricional👈

Teniendo en cuenta que la recomendación para una ingesta diaria de azúcar en los niños se ubica entre 25 y 37 gramos de azúcar, es preciso revisar la tabla nutricional de los alimentos y permitir a tus hijos un consumo moderado de los dulces. 

Si el pequeño bebió un refresco o come un postre ya se está cubriendo la cantidad recomendada e incluso podría sobrepasarla. Vigila bien las porciones y negocia el consumo con información adecuada, pues las harinas, los chicles y otros productos azucarados pueden ocasionar daños irreversibles. 

El exceso de dulce trae problemas en la salud 

El sobrepeso no es el único problema que ocasiona una excesiva ingesta de azúcarlos trastornos van mucho más allá y comienzan a notarse en una conducta de hiperactividad 

Además del azúcar, las golosinas están hechas con manteca animal y gran cantidad de preservantes que pueden provocar daños estomacales, caries, ausencia de concentración, pérdida de la memoria  y enfermedades cardiacas. 

Algunos estudios recientes aseguran que los niños que consumen diariamente gran cantidad de dulce tienen 55% más probabilidades de presentar enfermedades odontológicas, además de aumentar las cifras de obesidad infantil. 

Controla las porciones de los postres 

En innumerables casos tendemos a conversar sobre nuestros propios excesos delante de los niños, sin darnos cuenta de que ellos absorben completamente todo cuanto escuchan. Así que si hablamos con una amiga de la cantidad de torta o postres que hemos comido como algo divertido, ellos asimilarán esta conducta de igual forma. 

Si deseas prevenir las consecuencias del consumo excesivo de dulce comienza por controlar las porciones y enseña a tus hijos que un trocito pequeño ofrece suficiente satisfacción.  

Todo es cuestión de hacer hábitos y mantenerlos en el tiempo con constancia y disciplina. Estos dos elementos siempre serán los factores claves tanto para cuidar la salud de nuestros hijos como la nuestra. 

Comparte esta información así continuamos sumando al compromiso de luchar contra la obesidad infantil. Tu granito de arena es un gran aporte porque veremos crecer a niños sanos y felices.  

Síguenos en las redes sociales y conoce nuestra línea de alimentos para bebés y niños en nuestraTienda Online. 

 

Instagram máh!  Facebook máh!  Tienda Online

máh! Acompañándote en el Crecimiento Feliz 

Dejar un comentario

Loading...