Envío Gratis desde $120.000 COP

Tipos de Leche que encontramos en el mercado

Tipos de Leche que encontramos en el mercado

Tipos de Leche que encontramos en el mercado

Comprar leche era como ir a comprar pan y huevos, un hábito cotidiano sin ninguna complicación…

Actualmente comprar leche no es tan sencillo como solía ser hace un par de décadas, al llegar a los supermercados encontramos un pasillo entero de diferentes tipos de leche, es muy posible que escojamos cualquiera impulsados por el precio o la marca, pero no precisamente porque conozcamos sus propiedades.

Las industrias lácteas han ampliado sus ofertas para “adaptarse” a los gustos y necesidades de sus clientes.  

Ante la gran oferta, la pregunta que cabe responder es ¿qué estamos consumiendo?, ¿los productos ofrecidos mantienen sus propiedades naturales? ¿estamos consumiendo un derivado industrial?

Conoce aquí las características principales de los diferentes tipos de leche:

LECHE FRESCA

Ha sido sometida únicamente a un tratamiento de pasterización suave. Este tipo de leche la podemos encontrar en las neveras del supermercado.

Esta leche no tiene la necesidad de ser hervida, y es la mejor opción para conseguir el sabor en determinadas recetas. Conserva 100% sus propiedades naturales originales.

 

LECHE ENTERA

Este tipo de leche es leche fresca que ha sido sometida al proceso de ultra pasteurización (UHT), este proceso consiste en exponer la leche durante un corto plazo (de 2 a 4 segundos) a una temperatura que oscila entre 135 y 140 °C y seguido a un rápido enfriamiento, no superior a 32 °C.

La leche entera pierde en este proceso parte de su sabor original, es una leche que se mantiene óptima para su consumo entre 3 y 6 meses.

Su alto contenido en grasas saturadas no la hace recomendable para dietas, ni para personas con sobrepeso o problemas cardiovasculares.

 

LECHE SEMIDESCREMADA

Es leche entera, a la que se le retira parte de su contenido graso, aunque mantiene cantidades de ácidos grasos, vitaminas liposolubles y otros compuestos presentes en la grasa láctea.

Ahora bien, también cabe preguntarnos que una leche a la que se le ha quitado toda la grasa (propia de la leche natural) que ha tenido que sufrir transformaciones o algún tipo de proceso para desnatarla, ¿Es una leche realmente sana? ¿Será más saludable la leche entera por ser más natural?

 

LECHE DESCREMADA

Es leche entera con muy poco contenido graso. Aporta proteínas, carbohidratos, vitaminas y minerales. En su composición, las vitaminas liposolubles que se pierden al retirar la grasa vuelven a ser añadidas.

Dicho anteriormente, la leche descremada contiene muy poca cantidad grasa, por ende, tiene menor valor energético.

 

LECHE SIN LACTOSA

Este tipo de derivado lácteo se obtiene a partir de la leche descremada, a la que se le elimina gran parte de la lactosa, o azúcar de la leche, y sus azúcares se dividen en dos mucho más digeribles, la glucosa y la galactosa. El resto de los nutrientes de la leche permanecen totalmente intactos.

 

LECHE ENRIQUECIDA CON CALCIO

Las leches enriquecidas con Calcio incluyen además vitaminas liposolubles (solubles en grasa), ya que, durante el proceso de desnatado, junto con la grasa se eliminan estas vitaminas de la leche.

La leche a la que se le añade algún nutriente (calcio, fósforo, vitaminas, proteínas, etc.) se considera "leche enriquecida", y sus fabricantes por obligación deben informar en la etiqueta del producto sobre sus características nutritivas. La mitad de las leches analizadas tienen menos calcio del que declaran.

Dejar un comentario

Loading...