Envío Gratis desde $120.000 COP

El tabú de ser una mamá triste

El tabú de ser una mamá triste

El tabú de ser una mamá triste

*Artículo avalado por Milton Murillo, psiquiatra docente de la Universidad del Rosario

 

Antes de quedar en embarazo no imaginaba que formar vida o traer una personita al mundo podía ser algo tan desafiante. Como la mayoría, desde niña tenía una noción romántica de la maternidad: la felicidad infinita al cargar los hijos por primera vez, la alegría de verlos dar sus primeros pasos y oír sus primeras palabras. De esto nos hablan todo el tiempo en comerciales de pañales, en películas, revistas y canciones; pero no nos hablan del lado oscuro de ser mamá ni nos cuentan que con la maternidad duele el cuerpo y, a veces, las emociones.

Hoy mi hijo tiene dos años y medio y puedo decir con confianza que ya me encuentro al otro lado del túnel pero no me da pena reconocer que desde que quedé en embarazo he afrontado en soledad muchas horas de miedo, ansiedad, rabia, desconcierto y tristeza.

Sentirse no es pecado, ¿por qué satanizar todo lo que trae un cambio tan profundo como la llegada de un hijo? Es como hacerle un duelo a la mujer que éramos antes porque después de parir somos otras completamente diferentes: los cambios físicos y hormonales se suman a lo desconocido que trae cada bebé, sus necesidades, sus formas de llorar y de pedir mirada, las horas de insomnio mientras nos partimos de cansancio, lo complejo de lactar, el miedo a ser menos productivas en el trabajo, las dudas al sentir que no seremos suficiente, la rabia ante la indiferencia de la gente cuando necesitamos apoyo, el desconcierto ante la ausencia física o emocional de una pareja.

"Hay tanta insensibilidad y tan poca empatía con una mujer que está aprendiendo a leer a su bebé; nos cargan de toneladas de presión por ser mamás ..."

Es natural sentirse sobrepasadas por tantas opiniones, por tantos “haz esto”, “no lo hagas así” o “es que tú no sabes”. Hay tanta insensibilidad y tan poca empatía con una mujer que está aprendiendo a leer a su bebé; nos cargan de toneladas de presión por ser mamás perfectas, sonrientes, bonitas, alegres, tonificadas, maquilladas, ordenadas.  Nos juzgan y ni siquiera preguntan cómo estamos. No logro entender por qué nos empeñamos en desconocer lo complejo que trae algo tan bonito y personal.

Por eso hoy vengo a decirte mamá que no está mal tener momentos de tristeza y de llanto, sentirte abrumada, querer encerrarte en el baño en silencio por unos minutos, sentir la necesidad de apagar el mundo por un instante para escucharte o simplemente para dormir o depilarte.  Eso no te hace mala mamá, no te hace mala mujer. No está mal que en ocasiones sientas nostalgia de lo que eras y de la vida que tenías antes de tu embarazo o que quieras irte de tu casa por un par de horas, sola. Necesitas tiempos para reencontrarte y entender la vida que tienes ahora, no es algo menor.

En ocasiones esa tristeza deja de ser esporádica y pasa a ser permanente, acompañada de llanto excesivo, dificultad para relacionarte con tu bebé, sentimientos constantes de desesperanza, vergüenza o culpa; episodios de angustia incontrolable, pensamientos suicidas o disminución de tu capacidad para pensar con claridad y tomar decisiones. Si tienes uno o varios de estos síntomas busca la ayuda de un profesional en salud porque podrías estar ante un cuadro de depresión post parto que, contrario a lo que muchos creen, no es flojera tuya, ni es drama, ni son ganas de llamar la atención; ¡no! Es una complicación del parto igual de importante que una preeclampsia posparto, una mastitis o una hemorragia. Y como tal, debe ser tratada por un experto.

La maternidad es un reto para todo el núcleo familiar, no solo para la mujer que pare. Por eso papás, abuelitos, tíos y amigos deben entender que cuando nace un bebé también nace una mamá y ambos tienen una necesidad natural de contención, cuidado y apoyo.

Si ustedes tienen en su entorno a una mamá escúchenla, pregúntele qué necesita, cómo se siente, en qué pueden ayudar. Muchas veces la respuesta será tan sencilla como “por favor lava los platos”, “prepara la comida mientras yo duermo” o “cambia al bebé”. En otras ocasiones se encontrarán con que esa mamá necesita alguien que simplemente la vea llorar y le pase un pañuelo y una lechita tibia con azúcar.  También es posible que esa misma mamá les diga que no puede con todo, que no quiere seguir.

"Todos esos llamados de auxilio deben ser atendidos sin condiciones. Estén presentes para la mujer que acaba de abrir su cuerpo para dar vida..."

Todos esos llamados de auxilio deben ser atendidos sin condiciones. Estén presentes para la mujer que acaba de abrir su cuerpo para dar vida, aunque ella parezca tenerlo todo bajo control es posible que en su interior esté librando una batalla monumental, sintiéndose sola y sin saber cómo avanzar.

Pregunten siempre, escuchen y observen. Si notan algún signo de alerta busquen ayuda profesional. No juzguen, no opinen si no les preguntan, en nuestro corazón las mamás siempre sabemos qué hacer pero tenemos tantas voces alrededor cuestionando nuestras acciones que a veces se nos embolata la capacidad de creer en el poder arrasador del instinto.

Esto no es regla de oro. Seguramente hay mamás que desde su primer día de embarazo todo fue luz y felicidad y así ha sido cada día de la vida de su bebé. Bienaventuradas ellas, yo no hago parte de ese grupo. Yo, al igual que muchas mujeres, en algún momento del puerperio quise tirar la toalla (y no por eso amo menos a mi hijo); alguna vez, muerta de miedo pensando en mi proyección laboral, me pregunté si embarazarme fue una buena decisión y nunca tuve la confianza conmigo o con otros para confesarme vulnerable, confundida y triste.

Hoy, dos años y medio después sigo sintiéndome superada por algunas situaciones de la maternidad, la diferencia es que ahora entiendo que tengo la posibilidad de pedir ayuda porque no estoy obligada a poder con todo. Sé que no está mal ser una mamá con días grises porque el haber tenido un hijo no me quita mi condición de ser humano, vulnerable y complejo. Ya no me da miedo levantarme algunos días sintiéndome una mamá triste. Eso no está mal.

23 comentarios

  • Me siento muy identificada, quede embarazada a pocos semestres de finalizar mi pregrado, planificaba y cuando me enteré de la noticia el mundo se me volvió encima, me sentí fatal y aunque el padre de mis hijas siempre ha estado a mi lado, su apoyo nunca lo sentí, es excelente padre no lo pongo en tela de juicio, sin embargo cuando la primera ecografia de mi primer embarazo supimos que era una niña, el básicamente se desentendió de mi, soy muy reservada con lo que siento por tal motivo para “no incomodar” a nadie nunca pido ayuda. Y es muy cierto vivimos bajo la supervisión de muchos que nunca han aportado y cada tanto rompo en llanto a solas. Gracias a quien público este post ahora sé que no solo yo he sentido todo esto.

    Lizette Madero
  • Al principio fue un poco duro pero ver crecer tu bebé se nos olvida todo y mis días se han convertido más felices que antes yo pienso que todas las personas deberían tener hijos es una experiencia única y vale la pena vivirla

    Yurani
  • La maternidad es hermosa, pero a veces tiene días muy oscuros q te hacen sentir completamente sola

    Marcela
  • Estoy embarazada, tengo 4 meses y tengo días en los que siento que no puedo mas, me da pena con mi pareja y mi familia, porque les digo no soy yo, es mi cuerpo cansado, esos malestares, de verdad ser mamá es tan complicado que cada día me da más miedo, y obviamente el asumir el cambio de ritmo de vida de un momento para otro, aunque estamos muy felices de este bb, es duro.
    Gracias por el artículo y los comentarios son muy reconfortantes

    Lorena
  • Es totalmente cierto eso de que todo el mundo habla de lo bonito de la maternidad pero nadie nos dice lo que en realidad sentimos cuando estamos cansadas agotadas y a veces hasta desesperadas llevo 10 meses con mi bb y tengo días muy difíciles de mucho estrés y cansancio físico y mental pues no cuento con la ayuda de nadie para el cuidado de mi bebé.
    Muy bueno saber que no solo yo me siento así

    Luz

Dejar un comentario


23 comentarios

  • Me siento muy identificada, quede embarazada a pocos semestres de finalizar mi pregrado, planificaba y cuando me enteré de la noticia el mundo se me volvió encima, me sentí fatal y aunque el padre de mis hijas siempre ha estado a mi lado, su apoyo nunca lo sentí, es excelente padre no lo pongo en tela de juicio, sin embargo cuando la primera ecografia de mi primer embarazo supimos que era una niña, el básicamente se desentendió de mi, soy muy reservada con lo que siento por tal motivo para “no incomodar” a nadie nunca pido ayuda. Y es muy cierto vivimos bajo la supervisión de muchos que nunca han aportado y cada tanto rompo en llanto a solas. Gracias a quien público este post ahora sé que no solo yo he sentido todo esto.

    Lizette Madero
  • Al principio fue un poco duro pero ver crecer tu bebé se nos olvida todo y mis días se han convertido más felices que antes yo pienso que todas las personas deberían tener hijos es una experiencia única y vale la pena vivirla

    Yurani
  • La maternidad es hermosa, pero a veces tiene días muy oscuros q te hacen sentir completamente sola

    Marcela
  • Estoy embarazada, tengo 4 meses y tengo días en los que siento que no puedo mas, me da pena con mi pareja y mi familia, porque les digo no soy yo, es mi cuerpo cansado, esos malestares, de verdad ser mamá es tan complicado que cada día me da más miedo, y obviamente el asumir el cambio de ritmo de vida de un momento para otro, aunque estamos muy felices de este bb, es duro.
    Gracias por el artículo y los comentarios son muy reconfortantes

    Lorena
  • Es totalmente cierto eso de que todo el mundo habla de lo bonito de la maternidad pero nadie nos dice lo que en realidad sentimos cuando estamos cansadas agotadas y a veces hasta desesperadas llevo 10 meses con mi bb y tengo días muy difíciles de mucho estrés y cansancio físico y mental pues no cuento con la ayuda de nadie para el cuidado de mi bebé.
    Muy bueno saber que no solo yo me siento así

    Luz
Loading...