Envío Gratis en pedidos +$120.000 COP

De SuperHumana a SuperMamá

De SuperHumana a SuperMamá

De SuperHumana a SuperMamá

"Mi vida como atleta siempre ha requerido esfuerzo y energía interminable, pero desde que nació Vicente, ha pasado a ser un esfuerzo diferente"

He intentado escribir este blog en diferentes momentos de mi día, cuando termino mi entrenamiento de 3 horas, cuando no estoy dando clase, pero llega un chiquitín pidiendo abrazos o tetis de mamá, y todo queda en pausa.

 Como bien lo saben las mamás que leen esto, somos polifacéticas, sin tener idea como sacamos energía y tiempo para hacer todo lo que nos toca en el día a día de mujeres, esposas, trabajadoras, amas de casa y el papel más bello e importante: mamás. Mi vida como atleta siempre ha requerido esfuerzo y energía interminable, pero desde que nació Vicente, ha pasado a ser un esfuerzo diferente. Realmente, no entiendo como hago para sacar fuerzas para rendir.

 He sido atleta de competencia desde que tengo uso de razón. Desde los 6 años empecé a practicar gimnasia olímpica de manera competitiva, y a partir de ese momento no he parado de entrenar con el objetivo de llegar al podio. Luego de la gimnasia, vino el voleibol y de allí salte a CrossFit, el cual pasó de ser solo mi entrenamiento, a ser mi sustento y modo de vida.

 Soy una abogada especialista en seguridad social, que no sabe nada de leyes, porque prefirió los tenis y los sports bra sobre los tacones y expedientes. En el 2013, con la ayuda de mi familia, creamos Hakuna, un gimnasio de CrossFit donde cambiaríamos vidas por medio del deporte. Así fue como tomé la decisión de dedicarme a mi verdadera pasión a ser entrenadora, empresaria y lo que más me mueve las fibras, a entrenar duro para competir y representar a mi gimnasio y país de la mejor manera.

 Antes de que llegará Vicente a mi vida, historia que me gustaría contarles en otro blog, pues fue un regalo hermoso que me mandó Dios en un momento de oscuridad; yo entrenaba más o menos 6 horas diarias, distribuidas en 2 o 3 sesiones en el día. Si lo sé, es mucho... pero cuando se quiere algo, hay que luchar con disciplina por ello y hacer sacrificios. Esto nos pasa a los deportistas, cambiamos las fiestas y la mala comida, por muchas horas de entrenamiento y buena alimentación.

 Mi día empezaba muy temprano en la mañana, cosa que no ha cambiado, con una sesión de entrenamiento cardiovascular. Luego había que comer un montón de comida, para darles una idea: parte del menú eran 6 huevos. Esto era necesario para poder tener las calorías suficientes para rendir durante el día. Luego, seguía una sesión de entrenamiento fuerte, con trabajos de fuerza, potencia y resistencia, donde cada día me exigía al límite. Más tarde venia el mega almuerzo y una siesta de más de 1 hora. Pienso en esto y me sueño con el día que pueda volver a dormir así. Al levantarme de la siesta, con dolor en todo mi cuerpo, volvía al gimnasio a estar pendiente de todo y a entrenar de nuevo 2 horas. Podía hacer trabajos de gimnasia, de velocidad, en fin, mil cosas más. Realmente me encantaba poder dedicar todo mi día a entrenar y a exigirme, pues tenía en mi mente mi objetivo claro, y para alcanzarlo debía esforzarme al máximo.

 En octubre de 2018 la pereza se empezó a apoderar de mí, no quería entrenar, solo quería estar dormida y esto me parecía raro, porque está bien sentirlo uno o dos días, pero llevaba así, varias semanas. Finalmente pasaron 5 días en los que mi periodo no llegó y en ese momento supe: acá pasa algo. Y si pasaba, se estaba formando dentro de mí el regalito más bello del mundo.

 Desde ese día todo empezó a cambiar, le bajé todas las revoluciones a mi entrenamiento, pero eso sí, no me quedé quieta. Pude entrenar hasta el final del embarazo de una manera muy light para mi gusto, pero debía proteger a mi chiquitín y me di el permiso de disfrutar una nueva etapa donde no tenía que cumplir horarios, dietas, ni planes de entrenamiento. Volví a disfrutar un entrenamiento con la clase, con una hora de entrenamiento era suficiente y yo estaba feliz porque mi embarazo me permitió moverme sin problemas.

 Durante el embarazo también me disfrute todos los cambios físicos. Pase de verme con cuadros y piernas tonificadas, a ver celulitis en cada parte de mi cuerpo, pero sabía que eran cambios necesarios para el momento en que llegara Vicente. El embarazo fueron mis vacaciones de mi trabajo como atleta.

 Vicente nació el 27 de junio de 2019, y yo ya pretendía volver a la normalidad al otro día. Para mi sorpresa, me tuvieron que hacer cesárea de emergencia, y la recuperación debía ser más cuidadosa. Sin embargo, gracias a ser un mujer activa y saludable, mi cuerpo se recuperó rápido y al mes del parto me empecé a mover lentamente, fortaleciendo nuevamente cada musculo de mi cuerpo, los cuales se han tardado un montón en recobrar la fuerza que tenía. Hoy 15 meses después de mi parto aún estoy trabajando fuerte por recuperar la fuerza.

 Encontrar tiempo para hacer mis ejercicios no era nada fácil, mi decisión y meta fue alimentar a Vicente únicamente con leche materna (y lo logré), por lo que debía estar para él casi todo el tiempo. Me podía volar 1 hora, entrenar a las carreras y volver corriendo a donde mi bebe y dedicarle todo el día. Y así, se han ido pasando los días y los meses, siguiendo con la lactancia a libre demanda, y deseando poder tener esas 6 o más horas de entrenamiento.

 He tenido que hacerme a la idea que ya el tiempo no depende de mí, por ahora el que manda es Vicente. Si él duerme toda la noche, no pasa mucho, yo tengo toda la energía para entrenar, pero si no, me toca sacarla del corazón, como pasa la mayoría de los días. Si él quiere a mamá, me demoro más en salir de casa, y debo volver más rápido; como seguimos firmes con la lactancia, la suplementación deportiva para ayudarme con mas energía y un mejor rendimiento, no es una opción por ahora, así que me toca recurrir a una excelente alimentación.

 Sí, es duro, hay días que he llorado, días que quiero dormir en la tarde, pero Vicente quiere jugar, hay días que me gustaría poder entrenar más, pero Vicente me espera en casa. Sin embargo, estos han sido los días más maravillosos de mi vida, donde me he demostrado que soy capaz de hacer todo, que a las mamás no nos queda nada grande, que estos pequeños llegaron para impulsarnos y no dejarnos rendir. Gracias Vicente por hacerme una verdadera SuperHumana.

3 comentarios

  • Hola! Me convertí en mamá a los 37 años. Fue un gran reto para mí porque tras 2 años intentando quedar en embarazó no lo lograba, estaba llena de ansiedad y frustración. Empece a investigar todo sobre el embarazo y más temor me daba al leer que a mujeres mayores de 35 años la obulacion ya no es lo mismo que a una mujer de 25 bueno en fin eran tantos mis temores, pero mi anhelo de convertirme en mamá era infinito. Hasta que una amiga me ayudo recomendandome un médico naturista el cual me ayudo mucho, pues empezó a informarme que yo tenía quistes en los ovarios y en un ceno y empezamos tratamiento con desintoxicación, vitaminas y etc lo cual me funcionó porque entre esas vitaminas estaba la E. Mi cabello mis uñas mi piel se transformaron empezaron a crecer y ponercen bonitos, pero paso un año y nada que quedaba en embarazo desidimos junto con mi esposo acudir a una cita médica con el seguro que normalmente tenemos bueno a mi me hicieron una ecografía transvaginal y como diagnostico que tenía aún quistes pero muy pequeñisimos y me enviaron las pastillas de planificar por 6 meses pprque también tenía un desorden hormonal. Con mi esposo a él le mandaron un espermograma el cuál le salio muy regular tendiendo a mal. Entonces volvio el desespero la angustia en fin un factor de cosas.

    Pasaba el tiempo y un día averigüe una clinica de fertilidad: allí nos atendieron muy bien y empezaron los examenes para los dos y recuerdo tanto que me faltaba un examen a mí de tantos que me practicaron, el requisito para este era una prueba de embarazo no mayor a 4 días y pues yo si me la hice pero no cómo me lo exigia la clínica y bueno era diciembre de 2018 y yo me.dije tanto corre y corre por estos días tenía mi papá hospitalizado entonces dije el próximo año continuaré y así fue

    Cuándo ohhhh sorpresa no me llego el período y me empezó un rebote y mi esposo me dijo no será que tienes la barriguita llena de huecitos y to le conteste no creo cuanto llevamos intentandolo y nada.

    Pues me entro la duda y mi instinto me avisaba que tenía que hacerme la prueba de embarazo y si calmadamente la compre sin afán y me la realice al dia siguiente en la mañana y siiiii salió POSITIVO.

    Y ahora tenemos un hermoso bebé de 13 meses, somos inmensamente felices, y voy a empezar a cuidarme nuevamemte a comer saludable, hacer ejercicio porque queremos darle la hermanita a Sergio Andrés.

    También debo decirles que la oración tiene mucho poder.

    Gracias

    Doris suescun
  • No soy mamá pero wow, te admiro demasiado. Eres muy tesa y me inspiras 😍 Apenitas empecé a hacer ejercicio (3 meses) y hay veces que me siento sin ganas pero lo he logrado. Ver que entrenabas 6 horas antes y que ahora entrenas, menos pero lo haces, me hace pensar que el límite solo está en la mente… Te sigo y que bueno que te conocí. Grande de corazón, grande súper humana, grande súper mamá ❤️

    Daniela Cardona
  • Es motivador y muy gratificante leer testimonios como estos, no soy mamá pero sigo a María y la he admirado desde hace muchísimo tiempo. Y no sobra indicar que estas palabras permiten dar a conocer que todos somos capaces de lo que Dios y nuestro cuerpo puede llegar a alcanzar.

    @dannyvergeldevia

Dejar un comentario


3 comentarios

  • Hola! Me convertí en mamá a los 37 años. Fue un gran reto para mí porque tras 2 años intentando quedar en embarazó no lo lograba, estaba llena de ansiedad y frustración. Empece a investigar todo sobre el embarazo y más temor me daba al leer que a mujeres mayores de 35 años la obulacion ya no es lo mismo que a una mujer de 25 bueno en fin eran tantos mis temores, pero mi anhelo de convertirme en mamá era infinito. Hasta que una amiga me ayudo recomendandome un médico naturista el cual me ayudo mucho, pues empezó a informarme que yo tenía quistes en los ovarios y en un ceno y empezamos tratamiento con desintoxicación, vitaminas y etc lo cual me funcionó porque entre esas vitaminas estaba la E. Mi cabello mis uñas mi piel se transformaron empezaron a crecer y ponercen bonitos, pero paso un año y nada que quedaba en embarazo desidimos junto con mi esposo acudir a una cita médica con el seguro que normalmente tenemos bueno a mi me hicieron una ecografía transvaginal y como diagnostico que tenía aún quistes pero muy pequeñisimos y me enviaron las pastillas de planificar por 6 meses pprque también tenía un desorden hormonal. Con mi esposo a él le mandaron un espermograma el cuál le salio muy regular tendiendo a mal. Entonces volvio el desespero la angustia en fin un factor de cosas.

    Pasaba el tiempo y un día averigüe una clinica de fertilidad: allí nos atendieron muy bien y empezaron los examenes para los dos y recuerdo tanto que me faltaba un examen a mí de tantos que me practicaron, el requisito para este era una prueba de embarazo no mayor a 4 días y pues yo si me la hice pero no cómo me lo exigia la clínica y bueno era diciembre de 2018 y yo me.dije tanto corre y corre por estos días tenía mi papá hospitalizado entonces dije el próximo año continuaré y así fue

    Cuándo ohhhh sorpresa no me llego el período y me empezó un rebote y mi esposo me dijo no será que tienes la barriguita llena de huecitos y to le conteste no creo cuanto llevamos intentandolo y nada.

    Pues me entro la duda y mi instinto me avisaba que tenía que hacerme la prueba de embarazo y si calmadamente la compre sin afán y me la realice al dia siguiente en la mañana y siiiii salió POSITIVO.

    Y ahora tenemos un hermoso bebé de 13 meses, somos inmensamente felices, y voy a empezar a cuidarme nuevamemte a comer saludable, hacer ejercicio porque queremos darle la hermanita a Sergio Andrés.

    También debo decirles que la oración tiene mucho poder.

    Gracias

    Doris suescun
  • No soy mamá pero wow, te admiro demasiado. Eres muy tesa y me inspiras 😍 Apenitas empecé a hacer ejercicio (3 meses) y hay veces que me siento sin ganas pero lo he logrado. Ver que entrenabas 6 horas antes y que ahora entrenas, menos pero lo haces, me hace pensar que el límite solo está en la mente… Te sigo y que bueno que te conocí. Grande de corazón, grande súper humana, grande súper mamá ❤️

    Daniela Cardona
  • Es motivador y muy gratificante leer testimonios como estos, no soy mamá pero sigo a María y la he admirado desde hace muchísimo tiempo. Y no sobra indicar que estas palabras permiten dar a conocer que todos somos capaces de lo que Dios y nuestro cuerpo puede llegar a alcanzar.

    @dannyvergeldevia
Loading...