Envío Gratis desde $120.000 COP

Soy mamá, pero no quiero olvidarme de ser mujer

Soy mamá, pero no quiero olvidarme de ser mujer

Soy mamá, pero no quiero olvidarme de ser mujer

Mi mundo cambió desde que me convertí en mamá. Amo serlo con todo lo que implica, incluso vivir en una constante montaña rusa de emociones…

Por: Andrea Buitrago #GeekMom

Ser mamá es un permanente desafío. Por eso me sorprendo cuando veo que somos tan duras con nosotras mismas, demasiado exigentes, como si supiéramos qué es lo correcto y fuéramos culpables de las cosas que no nos salen bien, de los errores que cometemos y de nuestros desaciertos. Cuando no nos señalamos a nosotras mismas, apuntamos a las demás, criticamos sus decisiones o sus resultados.

Durante el embarazo nos refugiamos en cada blog, portal o libro que pueda ayudarnos a despejar todas las dudas

Se ha dicho bastante que los hijos no vienen con un manual. Aunque ¡Claro que quisiéramos tener la receta perfecta! Tal vez por eso durante el embarazo nos refugiamos en cada blog, portal o libro que pueda ayudarnos a despejar todas las dudas. Pero lo cierto es que solo en la práctica vamos descubriendo las respuestas.

Aunque la información aparece como un salvavidas que nos ayuda a atravesar el mar de incertidumbre en el que navegamos, puede llegar también a ser abrumadora. Muchas de las mamás de hoy somos #GeekMoms. Esto implica que estudiamos sobre todos los temas que competen a la maternidad. Nos informamos y tomamos decisiones basadas en lo que hemos aprendido, pero, lo hacemos a nuestro  ritmo, siguiendo lo que nos funciona a cada una.

Hay tantas maneras de hacer las cosas, como mamás existen en el mundo. Diferentes puntos de vista, experiencias, formas, tradiciones y prioridades… Que importante es quitarnos los juicios, dejar de juzgar a otras mamás por como elijan educar, alimentar o criar a sus hijos. Cada niño en un universo y cada una va encontrando el mejor camino para habitarlo.

A veces nos dejamos alienar por una única visión de lo que significa ser madre, esa que sale reflejada en los comerciales de marcas para bebés, tan pulcra y tan perfecta… la sociedad empieza a validar un estereotipo de la maternidad correcta… Pero hoy yo digo ¡NO!

No seamos lo que los demás quisieran que fuéramos. Seamos las mamás que soñamos ser, las que no traicionan su esencia, las que siguen sus instintos y se encuentran en las redes sociales o portales en comunidad para aprender y compartir. No nos comparemos con otras, no sigamos patrones,  porque no hay una verdad absoluta.

Las Geek Moms leemos, investigamos, seguimos las cuentas que queremos, las que nos gusta, con las que nos identificamos y con las que no. No seguimos ciegamente lo que nos recomiendan, discernimos, cuestionamos, practicamos, aprendemos y compartimos nuestras conclusiones con otras mamás.

Voy a enseñarle con ejemplo a ser una mujer de principios y metas sólidas. Una mujer con tanto amor propio que no permitirá que factores externos la limiten.

En mi caso, soy Andrea: mujer/mamá/esposa/modelo/empresaria. Desde que nació Amal, trabajo para encontrar ese equilibrio y seguir siendo todas esas versiones de mi. No quiero dejar de lado mis facetas para ser sólo su mamá, porque siento que, si sigo creciendo desde mi esencia, voy a enseñarle con ejemplo a ser una mujer de principios y metas sólidas. Una mujer con tanto amor propio que no permitirá que factores externos la limiten.

Hoy la invitación es a que nos reconectemos con nosotras mismas, con nuestras pasiones, con nuestras parejas, con nuestros sueños laborales. Sólo si oímos nuestra voz interior sabremos tomar las mejores decisiones para nuestros hijos. Cada vez estoy más convencida que el único camino para ser la mejor mamá, es ser ante todo, mujer.

 

Dejar un comentario

Loading...