Envío Gratis desde $120.000 COP

5 reglas básicas que debes tener en cuenta con tus hijos en el agua

5 reglas básicas que debes tener en cuenta con tus hijos en el agua

5 reglas básicas que debes tener en cuenta con tus hijos en el agua

Todas las familias que tienen pensado viajar a playa o piscina en estas vacaciones deben tener en cuenta ciertos cuidados básicos con los niños en el agua…

Para poder disfrutar unas vacaciones en familia, es necesario tener en cuenta algunas precauciones según el destino. Si el destino es playa o tiene piscina ten en cuenta estas 5 recomendaciones básicas para que tus hijos estén seguros y tú puedas tener unos días reparadores.

Aprender a nadar es una de las actividades más importantes que se debe aprender en la infancia. Primero, porque es uno de los deportes más completos y divertidos para los niños. Segundo, porque podrá reaccionar a cualquier imprevisto en el agua. Así que si tu hijo tiene 4 años y todavía no ha aprendido a nadar está en el mejor momento para hacerlo y disfrutar del agua. Aunque tu pequeño sepa nadar, nunca lo pierdas de vista así haya salvavidas a la vista.

5 reglas para cuidar a tu pequeño en el agua

1. Enseñarles a tener respeto por el agua ayudará a que ellos dimensionen las precauciones que deben antes de entrar y dentro del agua. A los bebés se les puede enseñar a lanzarse sólo con el conteo 1, 2 y 3. Los niños más grandes ya podrán entender que hay que respetar unas normas establecidas en la piscina, por el salvavidas y por ti.

2. Por ningún motivo debes dejar solos a los niños en la piscina. Aunque tengan puesto algún material auxiliar para el agua, y creas que son muy seguros, cualquier inconveniente puede pasar en cuestión de segundos y debe estar un adulto para socorrerlos.

3. No se pueden olvidar los peligros que existen en las áreas cercanas a la piscina. Es decir, no se debe correr por las escaleras de acceso y los bordes de la piscina puesto que son superficies mojadas donde frecuentemente ocurren duras caídas.

4. No hay que confiarse con el sol. Cuando los niños pasan tantas horas bajo el sol, debes protegerlos con mucho protector solar. Aunque su empaque especifique que es resistente al agua, es necesario repetir la aplicación cada cierto tiempo.

5. Aumenta la ingesta de agua en tu hijo para evitar la deshidratación. Es muy fácil que tu pequeño se deshidrate bajo el sol, especialmente si está en constante actividad bajo altas temperaturas.

Que estas vacaciones sean de diversión, aprendizaje y precaución en familia. Cada viaje es una oportunidad para conocer habilidades, destrezas y miedos de los pequeños ¡disfrútalos!

 

Dejar un comentario

Loading...