Envío Gratis desde $120.000 COP

7 libros de murciélagos, monstruos y brujas para niños

7 libros de murciélagos, monstruos y brujas para niños

7 libros de murciélagos, monstruos y brujas para niños

Siempre me sorprende ver cómo algunos niños pequeños se hipnotizan con los cuentos de miedo y horror…

Para ellos, Halloween es probablemente el mejor día del año y la decoración que llena los centros comerciales, almacenes y edificios durante el mes de Octubre, representa lo más fascinante y emocionante de esta celebración. Son esos chicos los que no se conforman con el esqueleto, sino que necesitan que de él esté resbalando algún liquido espumoso de color pardo. Quieren arañas, bichos y calabazas terroríficos.

Por el otro lado, están los que le tienen pavor al tema: sólo los catálogos impresos con objetos decorativos y alusivos al tema les producen físico terror. Durante los muchos años que trabajé en bibliotecas escolares, me impresionaba ver la diferencia existente entre los niños que aman este mes y aquellos que lo detestan; los que aprovechan para leer cuanto libro de miedo se les pase por enfrente y los que tan pronto uno menciona que va a leer algo de brujas, rompen a llorar; los que interrumpen la lectura con sonidos ambientales, maullidos y gritos de auxilio y los que precisamente ese mes, cada vez que se propone leer un cuento de miedo, piden permiso para ir al baño.

Lo más increíble de todo es que los niños pequeños solo conocen las historias de miedo cuando alguien se las presenta. Hay muchos libros con brujas, murciélagos, fantasmas y esqueletos en la portada, mas eso no significa que sean historias de miedo. Al contrario, son personajes recurrentes y cotidianos en la literatura infantil, que van al parque y tienen amigos, que se enferman y odian la sopa, que no saben hacer algo y deben aprenderlo, que lloran y están tristes.

LIBROS DE MURCIÉLAGOS, MONSTRUOS Y BRUJAS

1 - Hay una hermosa historia de un murciélago que se llama Rufus (escrita por Tomi Ungerer) que nunca ha visto el sol y anhela ver el color de las flores y de las mariposas.

2 - Hay otro murciélago llamado Stellaluna (escrito por Janell Cannon) que por accidente cae en el nido de unos pájaros y debe aprender a portarse como un ave buena y no volar de noche, ni colgarse boca abajo.

3 - También están los monstruos de Ivar da Coll a quienes no les gusta lavarse los dientes, que necesitan que alguien los acompañe en la noche y que detestan la sopa.

4 - Hay una historia hermosa de Ana Maria Machado que se llama El Domador de Monstruos, en la cual el niño asustado por las sombras que hacen los árboles en la pared, llama a unos monstruos graciosos y divertidos para ahuyentar esas sombras de terror.

5 - Gloria Cecilia Diaz utiliza como protagonista en el libro titulado La bruja en la Montaña a una bruja que necesita clases de conducción de escoba porque se choca contra todos los arboles del bosque.

6 - Otro hermoso personaje, el Pequeño Monstruo Verde de Ed Emberley, que solo se construye y desaparece cuando pasamos las páginas y agregamos o quitamos sus partes.

7 - Y hay también aquellas brujas que no saben hacer brujería y terminan haciendo todo al revés como Strega Nona de Tomie de Paola o Winnie de Valerie Thomas.

CÓMO LEER LOS CUENTOS DE TERROR

En fin, podría nombrar muchos otros personajes que se han convertido en símbolos del Halloween pero que en los libros no lo son así. Entonces, ¿Por qué se asustan los chicos? Seguramente por una de dos. O bien puede suceder que un amigo o hermano mayor rompa el hechizo de la inocencia y les cuente una historia en la cual uno de esos personajes si hace algo maléfico o, por otro lado, porque nosotros, los adultos contamos historias de miedo con la intención de provocar el miedo.

Todo depende de dónde pone el acento la voz que narra. Se puede contar la historia de Hansel y Gretel sin generar angustia ante la pérdida y la separación, sin manifestar repudio y temor a esa mujer que vive en el bosque en una casa de dulces. Se puede también contar la historia de los esqueletos que bailan cuando suena el reloj con voz rítmica, jocosa y no trémula.

Debemos leer a nuestros hijos y entender cuando están listos para esa voz y ese libro. Debemos respetar su miedo cuando se agarran de nuestra falda o del pantalón de papá al pasar junto a un inflable de Halloween, o cuando nos ruegan y suplican porque no quieren ir a la fiesta de disfraces a la cual están invitados.

Dicen que la mejor manera de quitarse el miedo es enfrentándolo, pero para todo ello habrá tiempo. En la infancia, dejemos que el sombrero de bruja sea maravilloso porque está lleno de escarcha, que la espalda curvada del gato negro sea tan redonda que sientan la necesidad de ver si también pueden hacer que su propia espalda haga esa figura, que corran de acá para allá montados en un escoba como si fuese un caballito y que se escondan bajo una sábana blanca mientras nosotros los buscamos.

 

Dejar un comentario

Loading...