Envío Gratis desde $120.000 COP

Todo lo que no sabes sobre los piojos

Todo lo que no sabes sobre los piojos

Todo lo que no sabes sobre los piojos

Los piojos no transmiten enfermedades, no vuelan, no saltan y las únicas complicaciones que pueden traer son la sobreinfección de las heridas de rascado…

Sobrevivir a la epidemia de piojos en el colegio puede ser uno de los retos más difíciles de la vida escolar. Para los padres esto puede ser una completa pesadilla debido a que hay mucho desconocimiento y tabúes sobre estos animalitos que son comunes en los niños.

La pediatra Lucía Galán, nos comparte un panorama sobre los bichitos que pueden visitar intempestivamente nuestro hogar.

 

¿CUÁNTO VIVEN LOS PIOJOS? 

Los piojos adultos viven unas 3-4 semanas. Ponen una media de 7 huevos (liendres) al día, sobretodo detrás de las orejas y en la nuca. Los ponen muy cerca del cuero cabelludo, de la piel, porque necesitan calor para la incubación. A los 8-9 días se convierten en piojos adultos y ya corren por nuestras cabezas listos para poner otras 7 liendres al día cada uno de ellos.

Las liendres son unas motitas blancas-amarillentas, a veces marrones, adheridas a la raíz del pelo que no se desprenden con agua. A veces se confunden con caspa.

Truco: Yo cuando localizo a alguna, soplo. Si se va, es caspa. Si no se va… ¡a cogerla!

 

¿CÓMO SE CONTAGIAN?

Por contacto directo. Los piojos no vuelan ni saltan. Trepan con mucha facilidad, corren que se las pelan pasando de un pelo a otro si hay un contacto directo entre las cabezas. Aunque no es imposible, es raro que la vía de transmisión sean los objetos como cachuchas, ropa o cepillos.

Los piojos, además, no salen de la cabeza. Sólo los encontraremos en los pelos del cuero cabelludo. Nada más.

Si encontramos liendres o piojos en pelos de pestañas, cejas o de cualquier otra parte del cuerpo, no serán piojos, estaríamos hablando de Pthirus pubis, más comúnmente llamadas “Ladillas” y su origen sería, en la mayoría de los casos, un adulto.

 

¿CÓMO SE TRATAN?

El primer paso para atacarlos es: tiempo y paciencia. El segundo paso es con productos específicos de farmacia. Existen fundamentalmente de dos tipos:

1. Tratamientos con insecticidas 

El más conocido es la Permetrina 1% y en ocasiones el Malation. Hay muchos nombres comerciales y es conveniente leer las instrucciones de cada fabricante.

Preferiblemente las lociones a los champús, ya que conviene aplicar la loción un tiempo determinado que con los champús generalmente no se cumplen. Elige siempre loción para aplicársela antes de meterlos a la ducha.

Dato curioso, en los últimos años se ha abusado del uso de la permetrina lo que ha traído como consecuencia la existencia de resistencias, por lo que hay ocasiones en las que los piojos no se mueren.

2. Tratamientos sin insecticidas 

Actualmente preferimos estos tratamientos a los anteriores.  Al no llevar insecticidas, no hay riesgo de toxicidad ni de resistencias. Entre ellos está la Dimeticona. El piojo no muere por efecto de la química, sino por asfixia. La forma de administrarla es igual a la anterior.

Sea cual sea el producto, siempre debe ir acompañado del cepillado con liendrera para retirar los piojos muertos y las liendres. Sin embargo, la mejor forma de retirar las liendres es con los dedos.

En caso de que persistan con el tratamiento, existen varias opciones que conviene que consultes con tu pediatra: aplicar el producto durante más tiempo o cambiar de producto, incluso en casos con numerosas recaídas y resistencias, se han llegado a recomendar antibióticos orales específicos.

 

¿SE PUEDEN PREVENIR? 

Tener el pelo recogido o tener el pelo corto disminuye el riesgo de contagio.

Los productos naturales que existen en el mercado no tienen eficacia científica demostrada o no cumplen con el perfil de seguridad adecuado. 

Entre ellos está aceite de eucalipto, aceite de lavanda, farnesol y por supuesto el aceite de árbol de té. Ojo con el árbol de té: si se ingiere puede provocar efectos secundarios graves (nunca lo dejen al alcance de los niños). 

Recuerden que el hecho de que sean productos naturales, no quiere decir que sean seguros e inofensivos. Mucho cuidado con esto. La belladona, el ricino, la cicuta o el estramonio son plantas, por tanto, naturales pero todas ellas pueden resultar mortales.

Está totalmente desaconsejado lavar el pelo a los niños con champús para los piojos (permetrina, malation…) como medida preventiva por riesgo de toxicidad y por riesgo de generar resistencias. Sólo se deben tratar cuando vemos los piojos vivos.

Pasar la liendrera cada 3-4 días es una práctica muy en las épocas en las que hay epidemia de piojos en el cole.

Y aquí la novedad: El British Medical Journal publicó un estudio donde aseguran que el Neositrín  (Octanediol) no solamente sirve como tratamiento sino también como repelente de piojos. La casa comercial asegura que con una aplicación del spray dos días a la semana es suficiente para no volver a ver a un piojo en nuestra vida.

 

¡Ánimo que no es para siempre!

  

Dra. Lucía Galán Bertrand. 

Pediatra y escritora. www.luciamipediatra.com 

  

 

Dejar un comentario

Loading...